Etiquetas

viernes, 22 de septiembre de 2017

El Catálogo




Hoy se han publicado las actas del seminario Memoria y desacuerdo: políticas del archivo, registro y álbum familiar, curso al que asisitimos en la ciudad de Huesca en octubre de 2016, cuando La Arqueología del Ser era solo un proyecto en nuestra cabeza. Hoy, como decimos, se han publicado las comunicaciones seleccionadas entre las enviadas a dicho seminario, entre las que se encuentra la titulada El Catálogo, escrita por Clara Isabel Arribas Cerezo, en la que habla del contexto en el que fue elaborado el idem de la exposición Panorama Pictórico siglo XX-XXI, de las vicisitudes que rodearon a todo el proyecto y, en general, de la importancia de los catálogos como parte fundamental de todo proyecto expositivo.

Panorama Pictórico siglo XX-XXI, comisariada por José Antonio Arribas en 2004, es una de las exposiciones más importantes que ha tenido lugar en Arévalo, aunque parece haberse olvidado.

En el siguiente enlace se puede consultar (y descargar) la publicación (El Catálogo en las páginas 302-315):


Entonces, en octubre de 2016, el texto tenía sentido, pero hoy, como parte de La Arqueología del Ser, lo tiene todavía más.

martes, 12 de septiembre de 2017

Traspapelados. Relaciones intergeneracionales.




15 de septiembre – 24 de Noviembre de 2017.
Espacio Armarios y Vitrinas, Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes, Universidad Complutense de Madrid.
Coordinación: Juan Gil Segovia (profesor asociado del departamento de Pintura).
Comisariado: Clara Isabel Arribas Cerezo (artista y comisaria).


Nota de Prensa:
El proyecto expositivo "Traspapelados. Relaciones intergeneracionales" es una muestra interdisciplinar en la que a través de publicaciones, documentos, fotografías y obras de pequeño formato se traza una serie de relaciones entre varios autores de distintas generaciones. El punto de partida es el libro de dibujos y poemas "Alcaraván y Asfalto", publicado por los artistas José Antonio Arribas (poesía) y Javier Serna Avendaño (imagen) en el año 1978. El título de este libro de culto fue recuperado en 2014 para dar nombre a un pequeño proyecto editorial (auto)gestionado por los artistas Clara Isabel Arribas Cerezo y Juan Gil Segovia, mediante el cual editan publicaciones de arte. En las ediciones presentes en la exposición, además de los autores ya citados, figuran otros como el poeta Celso Emilio Ferreiro o el arquitecto Luís Cervera Vera.


Una sección de la exposición está dedicada a mostrar algunas obras creadas en el contexto de "La Arqueología del Ser", un proyecto que Arribas Cerezo y Gil Segovia se encuentran realizando sobre el legado de José Antonio Arribas. Dicho proyecto ha recibido una beca de creación artística de la Fundación Villalar-Castilla y León para desarrollarse entre febrero de 2017 y enero de 2018.


La muestra se completa con las ponencias "José Antonio Arribas, agitador cultural" y "Traspapelados, apuntes sobre la autoedición de arte", el día 4 de octubre de 2017 (miércoles) a las 12:00 horas, a cargo de Clara Isabel Arribas Cerezo y Juan Gil Segovia, en la Sala de la Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes.


lunes, 11 de septiembre de 2017

Alcaravanes


“cuando se analizan los discursos ya efectuados, se los considera como adolecientes de una inercia esencial: el azar los ha conservado, o el cuidado de los hombres y las ilusiones que han podido hacerse en cuanto al valor y la inmortal dignidad de sus palabras; pero no son en adelante otra cosa que grafismos amontonados bajo el polvo de las bibliotecas, y que duermen un sueño hacia el cual no han cesado de deslizarse desde que fueron pronunciados, desde que fueron olvidados y su efecto visible se perdió en el tiempo. Todo lo más, son susceptibles de volver a ser afortunadamente considerados en los hallazgos de la lectura”.


Michel Foucault: La arqueología del saber, Siglo XXI, 1979, p. 208.



Desconocemos cómo y dónde estaríamos sin “los hallazgos de la lectura” (y sin quienes nos han incitado a ella), solo sabemos que no estaríamos desarrollando el proyecto "La Arqueología del Ser". Un hallazgo común en la lectura es el de un "haz de relaciones" (recurriendo de nuevo a las palabras de Foucault), algunas explicitas, evidentes, y otras ocultas, de difícil acceso. Las hay que permanecen latentes hasta que son activadas por el lector, enriqueciendo el discurso del autor al trazar conexiones no siempre previstas por este. En este caso hablamos del alcaraván de José Antonio Arribas y Javier Serna Avendaño y de los alcaravanes de Jacinto Herrero Esteban, aves contenidas en sendos volúmenes poéticos de nuestra biblioteca. El primero es "Alcaraván y asfalto", libro publicado en Madrid en 1978 en el que los versos de Arribas se conjugan con las imágenes de Serna. Como decimos, este ave anida cerca de Poemas de "Ávila y Solejar de las aves", de Jacinto Herrero, obra publicada en Ávila en 1982 y en la que figura el poema "Alcaravanes" (p. 123), del que rescatamos un pequeño extracto:

Porque lo bello es inasible
Y el misterio reside oscuro
En las raíces de la infancia,






A esto hay que añadir la antología "Grito de alcaraván" publicada en Madrid en 2006. Pero la referencia a Jacinto Herrero (Langa, 1931) nos lleva a otra; en la misma localidad abulense, pero un año antes, también nacería el premio Cervantes José Jiménez Lozano, en cuyo poema "«Officium tenebrarum» Última Endecha" (incluido en su antología "El precio", ed. Renacimiento, 2014, p. 73) podemos leer:


Mira los cardos secos, los matojos,
las zarzas devastadas, las cabañas
dormidas, las cenizas
de hoguera tan antigua,
el orín de la reja del arado y el estiércol
recién amontonado, un grito
de alcaraván herido: tal mi ánima.


jueves, 7 de septiembre de 2017

miércoles, 6 de septiembre de 2017

martes, 5 de septiembre de 2017

viernes, 1 de septiembre de 2017

Agradable visita


Hoy ha venido a vernos Pablo Garcinuño, para hacer el seguimiento del proyecto para la Fundación Villalar. Ha sido un placer compartir con él nuestros avances en el espacio de trabajo de José Antonio Arribas. Recibiendo la visita de un escritor no podíamos retratarnos en otro sitio que no fuera la biblioteca de Arribas.